VÉRTIGO

Los filos de las rocas son más mortales que los de las lanzas. El ser humano creó las armas a imagen y semejanza de los animales para defenderse de ellos; ahora las usan para atacar a otros humanos y crean animales para defenderse.

Cuando nos despojaron de nuestras tierras, lo hicieron con una bestia robótica. Los invasores “civilizados” querían imponer una ciudad en nuestro pueblo. Yo fui de los pocos sobrevivientes de la tribu. Sigo siendo Yamanaos, quizás el único.

Sigo creyendo que nuestros dos dioses antes eran Andróginos y que ahora hacen pareja; el dios es el agua y la diosa, la tierra, y cuando hacen el amor con el sol, crean el Vértigo: el fruto más valioso de la tierra, capaz de llenarnos el estómago de vacíos sin depender de nada más.

Things in the woods.jpg 

Éramos los únicos que vivíamos el privilegio de no necesitar algo diferente para alimentarnos, por eso vivíamos aislados y por el hecho de no estar dentro del sistema, los invasores querían robarnos el fruto y sembrar cultivos que más tarde matarían a la gente. 

Ese día del fin había mucha neblina, parecía que hubieran quemado nuestros bosques y lo poco que se veía eran las extremidades de la bestia que se confundían con los árboles caídos en el campo de lo que nunca fue una batalla.

El gran demonio mecánico venía acompañado de esqueletos robóticos con llamas en el cráneo y algunos animales artificiales con vértebras de acero. A medida que la bestia podaba la tierra, llenaba los bosques de cemento, dejando unos pocos espacios de tierra para sus cultivos.

Running to nowhere.jpg 

Entonces pensamos en el camino más difícil por el que nos persiguieran, nuestros farallones y así escondiéndonos de vez en cuando en las rocas, aprovechamos para imprimir la leyenda de nuestro fin en pictogramas que generaciones futuras pudieran descifrar.

Yo me escondí bajo una roca gigante, para verlo todo desde allí. Nuestros valientes guerreros subieron hasta la cima de los farallones y los esperaron allí, dejando a muchos esqueletos en caerse en el río y destruirse con la furia del agua y la frialdad de las rocas.
La gran bestia logró ascender. Sus patas se quebraron y el cuerpo cayó sobre las rocas gigantes. El humo que emanaba del impacto permitió camuflar a lo que sería un arsenal de soldados reales. 

Los Yamanaos retrocedieron hasta el filo de los farallones, soltaron algunas carcajadas y mientras los soldados tomaron sus posiciones para abrir fuego, los indios se despojaron de sus lanzas tirándoselas a los enemigos y dejándose caer al vacío… Prefirieron matarse a ser vencidos.

Los soldados celebraron su no victoria en el bosque. Hicieron una fogata, bebieron y bailaron alrededor de ella, burlándose de nosotros y violando a nuestra diosa. Cuando estaban borrachos y alucinando por los hongos, comenzaron a quemar y a comerse los cuerpos. Nuestro dios les apagó el fuego. Los espíritus Yamanaos se apoderaron de los soldados y en una especie de sonambulismo, los llevaron hasta el filo de los farallones cayeron al abismo. Nuestra diosa los absorbió y creó hongos venenosos con sus restos. Uno de esos espíritus se me acercó y pasó de largo al ver que yo era un espíritu más. 

Meta.png

Hay filos peligrosos, hay alturas mortales, hay vértigos suicidas, precipicios que miran directamente a las pupilas de sus próximas víctimas. Las alturas dan poder, pero la gravedad puede quitarlo en segundos.
Hoy muchos creen que esos farallones son malditos, que están poseídos, pero la verdad es que están protegidos por nosotros, y dotados del mejor fruto: El Vértigo, que si se viola, puede dar la muerte. 

Esta es la tierra de los hongos, venenosos solo para los que destruyen la diosa tierra.

 

 

 

Cuento: Manu Espitia 

Ilustraciones: Juan Felipe Velásquez (Pipex)

 

 

 

 

Revista Digital de Artistas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s