La joven de la perla – Johannes Vermeer

La llamada Mona Lisa Holandesa, perteneciente al estilo barroco, es uno de los retratos más famosos de la historia del arte, pero todavía no se sabe quién fue la modelo.

Aunque lo cierto es que este no es un retrato. Se trata de un tronie, un género pictórico típico de la holanda del siglo XVII que significa “rostro” o “expresión”, y que consiste en la simple representación de la cara de un personaje anónimo que no tenían intención de ser un retrato identificable y que se producían para demostrar la pericia de un artista. (Frank Halls por ejemplo era un experto en este sub-género).

Vermeer disfrazó a esta misteriosa chica con estilo oriental (turbante incluido) y le puso esa famosa perla en forma de lágrima que aparece en otros de sus cuadros.

El artista usa entre otros colores el azul ultramar, el pigmento más caro que existía, aunque sabemos que en esa época Vermeer no pasaba por una situación económica demasiado desahogada. Pintaba un promedio de solo dos cuadros al año y tenía nada menos que 11 hijos y varias trabajadoras en su casa (quizás la chica era una de ellas).

El rostro de la chica es una maravilla, parece estar viva en la tela. La joven de la perla tuerce la cara para mirarnos directamente. Abre la boca como iniciando una conversación con nosotras y su pálida piel, junto a sus labios y el pendiente, brillan intensamente sobre el fondo negro.

Podemos apreciar esta obra en el museo Mauritshuis, La Haya, Paises Bajos.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s